“Probablemente recibe muchos e-mailes.
El presente se lo envío desde Polonia en el día de la Solemnidad de Nuestra Señora Reina de Polonia cuyo santuario se encuentra en Czestochowa.
Tantas veces nosotros los polacos peregrinamos allá, tantas veces estuvo allá Santo Juan Pablo II. Repetía en sus sermones: "allá late el corazón de nuestra nación, el corazón de nuestra Madre".
Escribo estas palabras en este día especial polaco, igual que para la espiritualidad de los catalanes es el día 24 de septiembre con las gracias de la Madre de Dèu de la Mercè. He estado en la Basìlica de la Mercè unas veces. Incluso, en el día de Sant Jordi de 2014 he pedido una misa por la noche con una intención. La plegaria eucarística ha sido por el mundo entero.
Estoy convencido de que hoy, en estos tiempos tan especiales, el mundo necesita testimonios y testigos de la fe. Por tanto, el año pasado he pedido para que el club no olvide de su socio núm. 108 000 Juan Pablo II.
El año pasado un día antes de la canonización dos capitanes Xavi y Carles Puyol entregaron una camiseta a los niños de la capellanía polaca (padre Krzysztof Jaworski ) y una semana después el 4 de mayo 2014 el entrenador de ellos en su juventud vino a Cracovia y entregó aquella firmada camiseta por once jugadores y dones del club al Santuario de Juan Pablo II delante de la Santa Misa para los niños a las 11.00.
El 3 de mayo estuvimos juntos en Czestochowa. Cuando el decía delante de la misa que Futbol Club Barcelona agradece a Juan Pablo II su pontificado he visto lágrimas en los ojos de muchos padres que vinieron con sus hijos a la Santa Misa.
Ha sido sólo un símbolo, pero SOBRE TODO HA SIDO UN BONITO TESTIMONIO.
Necesitamos testimonios.
Es mi plegaria desde Varsovia dirigida hoy delante del rostro de Mare de Dèu de la Mercè en el día de la gran solemnidad polaca Nuestra Señora de Częstochowa”.
(Z. K. Varsovia. 3/05/2015)


10/07/2015 09:00:00